Consejos para aprender a bañar a los gatos

Bañar a los gatos

Bañar a los gatos no es una tarea fácil pero, en ocasiones, hay que hacerlo. Si bien los gatos dedican su mayor parte del tiempo a dormir y a acicalarse diariamente, en determinadas ocasiones es necesario darle un baño con los productos adecuados.

Bañar a los gatos

Bañar a los gatos

¿En qué situaciones hay que bañar a los gatos?

Generalmente los gatos son animales que dedican mucho tiempo a su acicalamiento personal, por lo que no se hace necesario darles un baño. Pero hay determinadas ocasiones en las que es beneficioso hacerlo por el bien de su salud. Algunas de las situaciones en las que se puede bañar a un gato son:

Cuando acoges en tu hogar a un gato callejero este se debe bañar. Sobre todo algunos gatos están muy sucios y es necesario acicalarlo bien con productos adecuados. No obstante, aunque no se vean sucios, si provienen de la calle es bueno hacerlo.

Es importante bañar a un gato cuando este es muy mayor o está enfermo y la pauta de sus aseos ha disminuido. En muchas ocasiones los años, las enfermedades o la obesidad puede hacer que tu gato no se lave con frecuencia.

En otras ocasiones puede estar prescrito un baño por el propio veterinario. esto puede ser cuando el gato presenta algunas alergias, tiene problemas con su pelaje o tiene pulgas, garrapatas, etc. Hay en ocasiones que el propio médico puede prescribirlo con ciertos productos especiales.

Si tienes un gato que sale y entra en casa, también es bueno que lo laves de vez en cuando. Los gatos semi caseros se ensucian más que los que no lo son.

Los gatos de pelo largo hay que cepillarlos con asiduidad, de lo contrario su pelo se enredará mucho. Si tienes un gato de pelo largo que tenga nudos, es bueno bañarlo con los productos adecuados.

Por último, también se hace necesario bañar a los gatos que se han manchado con algún producto. En este caso no tenemos más remedio que bañarlo antes de que se lama.

Bañar a los gatos

Bañar a los gatos

Cada cuanto tiempo bañar al felino

Si has decidido bañar a tu gato de vez en cuando, te dejamos con algunas recomendaciones a tener en cuenta. Para comenzar lo más recomendable es empezar a lavar a tu gato cuando este aún es pequeño. Cuando el gato está entre las dos u ocho semanas de nacimiento, se puede habituar al agua sin ningún tipo de dramas. Acostumbrar al gato al agua, sin excesos, es una buena idea para que no se traumaticen más adelante. De pequeños los gatos se pueden acostumbrar al agua, poco a poco. De esta manera incluso pueden disfrutar de este momento.

En cuanto a la frecuencia de estos baños, comentar que si el felino está sano basta con bañarle una vez cada dos meses. Aunque el tiempo que haya de un baño a otro dependerá, enormemente, del tipo de pelaje del gato, de lo que se ensucie y de lo que se limpie. Hay gatos que nunca han tomado un baño y otros que lo necesitan de vez en cuando.

Si tu gato no lo necesita y, además, no está acostumbrado al agua y no le gusta, no es necesario bañarlo. Si a tu gato le encanta el agua, puedes disfrutar de este momento con él.

Bañar a los gatos

Bañar a los gatos

Cuándo no se debe bañar a un gato

Puede que tu gato nunca se haya acostumbrado al agua o nunca lo hayan acostumbrado. Cuando un gato no está acostumbrado o ha desarrollado fobia al agua, no se le debe bañar. Esta situación puede ser peligrosa tanto para el gato como para el dueño.

El baño es una actividad que puede llegar a generar un estrés terrible al minino y resultar traumático. En este caso no se le debe volver a poner en esta situación y será mejor recurrir a otras alternativas de limpieza.

Por otro lado, es importante no bañar a tu gato cuando este esté enfermo. Puede que tu gato tenga algún tipo de enfermedad la cual empeore si se le baña. En esta situación es importante no exponer al gato al agua hasta que se recupere.

Bañar a los gatos

Bañar a los gatos

¿Cómo bañar a tu gato?

Cuando decidas bañar a tu gato es importante tener en cuenta ciertas recomendaciones. Primero el ambiente ha de ser tranquilo y relajado. Nada de brusquedad, ni gritos, ni estrés. Evita que el gato tenga miedo, estrés o pánico.

A la hora del baño es bueno que acaricies suavemente a tu gato y que digas cosas bonitas. También es buena idea cepillarlo para desprenderse del pelo muerto que tenga y de los nudos de su pelaje.

Cuando quieras bañar a tu gato puedes hacerlo, según lo grande que sea, en el lavabo, en la bañera o en un recipiente grande. Además, puedes colocar una alfombrilla en el fondo para que el minino no se resbale al moverse.

A la hora del baño primero deja correr el agua unos segundes, para que observe qué ocurre. Lo mismo le gusta jugar con el chorro y, además, así se acostumbra al sonido.

El agua deberá estar sobre los 30º C para que esté a gusto el animal. Una vez que tengas al gato dentro de la bañera, comienza mojando su parte inferior con la misma mano o bien con una esponja pequeña y suave. Luego ve ascendiendo poco a poco.

Recuerda que es importante tener un gel o champú especial para gatos que no dañe ni su pelaje ni su piel. Este lo masajearemos de manera circular por su cuerpo, evitando las orejas y los ojos. Una vez enjabonado lo enjuagaremos bien para eliminar los restos.

Cuando acabes de bañar a tu gato, seca a este con una toalla para eliminar el exceso de humedad. Si a tu mascota no le da miedo el ruido del secador, puedes utilizar este para secar su pelo. Evita ponerlo muy cerca para que no se queme la piel ni el pelaje.

Una vez que tu gato esté seco, puedes darle un cepillado para que le quede el pelaje aún mejor. Si a tu gato no le gusta el secador, seca a este con una toalla y luego deja que seque su pelaje de forma natural. Si tienes una terraza donde de el sol, deja que el felino se tumbe allí. Por último, ofrécele alguna recompensa por lo bien que se ha portado.

¿Te ha sido de utilidad este post sobre bañar a los gatos? ¿Necesitas consejos para los gatos en verano? ¿Buscas ideas para hacer divertidos juguetes para perros? ¿Buscas información sobre el pelaje de los gatos?

Ir arriba