Enfermedades que pueden contagiarnos nuestras mascotas

Aunque las mascotas son seres excepcionales para compartir nuestras vidas con ellos, también tienen algunos inconvenientes de salud a los que conviene que estemos atentos, no sólo por su propio bienestar, sino también por el nuestro. Por eso, en esta ocasión en Mascotalia.es queremos destacar cuáles son las principales enfermedades que pueden llegar a contagiarnos nuestras mascotas.

Enfermedades de los gatos

En el caso de los gatos, debemos decir que entre las muchas enfermedades y problemas que pueden traernos, es especialmente importante el caso de la enfermedad por arañazo de gato, debido a la penetración en nuestro cuerpo de la bacteria Bartonella. Luego, hay otras enfermedades de cuidado como la Toxoplasmosis, y se trata de animales más que nada peligrosos para las mujeres embarazadas.

Enfermedades humanos mascotas

Enfermedades de los perros

Los perros son otras de las mascotas muy comunes, y en su caso especialmente debemos tener cuidado de algunas enfermedades entre las que se encuentran la “de Lyme”, que nos afecta por medio de sus garrapatas. También la rabia, aunque ya bastante controlada, puede ser peligrosa para los seres humanos, y en su caso hay que revisarse si la detectamos en el animal lo antes posible.

Enfermedades de los reptiles

Los reptiles son algunos de los animales que más están de moda como mascotas, aunque igualmente resultan muy peligrosos para nuestra salud. En su caso debemos estar atentos a las formas de Salmonella que pueden contagiarnos, sobre todo las culebras. Aunque parezca increíble, en la mayoría de estas situaciones, el contagio se produce porque las personas tienden a besar a los reptiles de su casa.

Enfermedades de los roedores

Terminando con este resumen de las principales enfermedades que pueden contagiarnos los animales, tampoco podemos dejar de tener en cuenta lo que sucede con los roedores como hámsters, ratones, ratas y chinchillas. En sus casos, las principales enfermedades son el Hantavirus, además de la Leptospirosis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here