Beneficios y perjuicio de tomar el sol en los gatos

tomar el sol

A muchos de nosotros nos encanta tomar el sol, aunque sabemos que no es bueno tomarlo en exceso. Siendo conscientes de esto, ¿os habéis preguntado alguna vez cómo le afecta esto a vuestra mascota? Tomar el sol en su justa medida es bueno y tiene muchos beneficios, pero un gato expuesto constantemente al sol puede ser perjudicial, al igual que lo es para las personas. Si queréis saber un poco más a cerca de este tema, seguid leyendo.

Tomar el sol para buscar el calor

 tomar el sol

Los gatos, como mamíferos estupendos que son, necesitan de mantener una buena temperatura corporal. Especialmente a la hora de dormir, les encanta buscar esos lugares calientes puesto que su temperatura, en estos momentos, desciende. Por ello los verás acurrucados sobre el calefactor o la estufa, sobre una manta en invierno o en un lugar soleado en verano.

A los gatos les encanta el calor, buscan una manta, un regazo, tu jersey. Será raro ver a un gato durmiendo en el suelo en pleno invierno sino es encima de un cartón o ropa. Durante sus horas de sueño su metabolismo se ralentiza y por esto su temperatura corporal desciende. Por ello, en muchas ocasiones los podremos ver horas bajo el sol. ¿Pero esto es bueno?

Beneficios de tomar el sol en gatos

Como todo, tomar el sol un rato es muy bueno. Con una absorción moderada de sol, el gato tiene un aporte saludable que permite la síntesis de la vitamina D en la piel. Esta vitamina es muy necesaria para absorber mejor el calcio y para ayudar a fortalecer los huesos. Además de una alimentación equilibrada, el sol también es necesario.

Perjuicio de tomar el sol en gatos

Por mucho que a los gatos les encante el sol, a unos más que a otros, es importante tomar unas debidas precauciones porque en esta vida todo lo excesivo es malo. Es importante que nuestra mascota no se pase horas al sol, especialmente en verano donde, además, puede darle una insolación. Los gatos más expuestos al sol y que pueden llevarse la peor parte son aquellos de poco pelaje o los de pelaje blanco.

El espectro solar se compone de rayos visibles (40%), infrarrojos (50%) y ultravioletas (9%). En los rayos ultravioletas (UV) se distinguen los UVA que son los más abundantes y los que llegan a atravesar la atmósfera y penetran profundamente en la piel. Por otro lado están los los UVB que son aquellos frenados por la capa de ozono de nuestra atmósfera; estos son los que actúan sobre la superficie de la piel. De esta manera, aunque una parte de los rayos solares se refleja en la piel y el pelaje, la otra parte consigue ser absorbida.

Una exposición prolongada a los rayos ultravioletas podrá causar daños considerables en las células de la piel. Estos rayos podrán dañar la epidermis y los vasos sanguíneos más superficiales. Por otro lado, también pueden estimular la producción de radicales libres, alterar el propio mecanismo de la protección de la piel y modificar la estructura de la misma.

Si el mecanismo propio de la protección de la piel del animal se ve afectado por el sol, se incrementa el riesgo de que aparezcan infecciones bacterianas en la zona dañada. Además, una exposición excesiva al sol puede originar, también, cambios en las estructuras más profundas de la piel pudiendo aparecer tumores. En este caso los que más pueden estar afectados por esto son los gatos sin pelaje o los gatos de pelo blanco, aunque esto no quiere decir que los de pelaje oscuro no puedan estar afectados. Pero en el resto de razas puede cambiar la zona por ejemplo pueden verse afectados los párpados, la nariz o los labios.

Tomar el sol: ¿Cómo puede afectar a los gatos tomar demasiado sol?

tomar el sol

Ya hemos visto algunos de los beneficios de tomar el sol de forma responsable en gatos y también algunos de los perjuicios de tomarlo de forma excesiva. A continuación vamos a ver algunas de las enfermedades más comunes y daños asociados a los efectos del sol en la piel del gato.

Principales consecuencias de largas exposiciones al sol

Los principales efectos a vigilar serán:

  • Quemaduras: las quemaduras son visibles y suelen ser el daño más inmediato que vamos a ver en el gato. Cuando una quemadura es profunda suele ir acompañada de infecciones bacterianas secundarias.
  • Dermatitis solar: notarás que sucede esto cuando vemos una piel roja, con irritación, descamación e inflamación de la zona. A esto también le puede acompañar pérdida de pelo de la zona. Si la exposición al sol aumenta, pueden aparecer incluso úlceras, ampollas y costras produciéndose un intenso picor en la zona.
  • Carcinoma: se trata de un daño crónico en la piel producido, en este caso, por el sol. Cuando esto ocurre observaremos una transformación de las células de carácter maligno, lo cual lleva a la producción de un tumor.
  • Golpe de calor: sobre todo esto puede darse en la época más calurosa del año, el verano. Las temperaturas tan altas pueden jugar una mala pasada por lo que no es nada bueno que el animal esté tomando el sol. Esto es muy peligroso por lo que es mejor no dejar salir al gato en las horas de más calor.

Para prevenir los riesgos de que puedan aparecer estas enfermedades en los gatos, es mejor vigilar el tiempo de exposición que pasan al sol. Es bueno, como hemos dicho en párrafos anteriores, que tomen el sol un rato. Pero no es bueno que se pasen horas debajo del mismo. Algo que puedes intuir pero que quizás no tengas claro es saber que no se puede utilizar las cremas comerciales que venden para los humanos como protectores solares, en gatos.

Si a tu gato le encanta el sol, hay algunas específicas para gatos que son las que se pueden utilizar. Por último, ante cualquier sospecha es importante que acudas al veterinario.

¿Te ha sido de utilidad este post sobre los beneficios y los perjuicios tomar el sol en los gatos? ¿Necesitas consejos para los gatos en verano? ¿Buscas ideas para hacer divertidos juguetes para perros? ¿Buscas información sobre el pelaje de los gatos?

Ir arriba