Gatos salvajes de pelo largo

Aunque existen muchas razas distintas de gatos como animales domésticos, también hay algunas razas que siguen siendo completamente salvajes y viven en total libertad en determinadas partes del mundo. Algunos, como los gatos Manul, están incluso en peligro de extinción, ya que es muy difícil que se reproduzcan en cautiverio.

Esta raza es originaria de Asia Central y tienen el pelo más largo de los gatos salvajes, ya que su hábitat natural es la estepa y el desierto de zonas como Mongolia o Siberia. Los gatos viven en lugares de hasta 4.800 metros de altitud, por lo que se han adaptado rápidamente a las duras condiciones climáticas. Su abundante pelo los protege del frío polar.

Esta raza de gatos tiene una forma muy particular, ya que sus ojo están situados casi al nivel de la frente, por lo que pueden observar a sus presas sin ser descubiertos cuando se esconden entre la maleza. Sus patas son cortas y su cuerpo robusto. El pelaje varía entre el gris ceniza y el rojizo, con líneas negras que van de un lado del cuerpo al otro.

Los gatos manul son animales nocturnos y construyen sus madrigueras bajo tierra, aunque en ocasiones se dejan ver de día. Su alimentación se basa en aves, pequeños mamíferos y pikas – pequeños roedores- , ya que son depredadores natos. A pesar de su condición salvaje, los habitantes de las regiones donde viven estos gatos han logrado adiestrarlos como animales domésticos.

Aunque su nombre es gato manul, también se conocen como Pallas, ya que el zoólogo ruso apellidado así fue la primera persona que registró un gato de esta especie en 1776.

A pesar de que es difícil que se reproduzcan en cautividad, como hemos comentado antes, en el zológico de Berlín nacieron en agosto cinco crías de esta especie, que se convirtieron rápidamente en una de las atracciones del zoo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here