-

Machismo perruno: 5 conductas socialmente aceptadas en perros

Es habitual que los propietarios de perros, tengan que aguantar ciertas conductas negativas por el simple hecho de que «son cosas de perros». En muchas ocasiones, ese tipo de acciones aparecen pro problemas de conducta, alteraciones hormonales o traumas psicológicos. Cuando esto ocurre, lo más importante es reconocer el problema para intentar buscar la mejor solución posible. Desde Virbac, se advierte que este tipo de conductas se suelen solucionar con la castración, pero en ciertas ocasiones no es la solución, sino que puede agravar el problema.

Veamos a continuación algunas de estas conductas que pueden ser vistas como machismo perruno.

Conducta de monta continua

Aparece cuando la sexualidad o necesidad de posesión del perro se expresa montando repetidamente a otros individuos u objetos. Esta actitud puede resultar incómoda para el propietario, y muy desagradable, si el objeto de deseo del peludo es un invitado. En esta ocasión, la causa de esta conducta suele ser hormonal y está relacionada con lo s niveles de testosterona en su organismo. Otras veces se trata de un comportamiento aprendido y la testosterona no tiene nada que ver.

Marcaje con orina

Los perros son animales territoriales y el objetivo del marcaje con orina es informar a los otros de que ese territorio ya tiene propietario. Este comportamiento puede convertirse en un problema cuando es demasiado frecuente en lugares inapropiados (como en casa). Aunque es una conducta que suele relacionarse con un comportamiento de dominancia, es importante descartar que no haya alguna disfunción urinaria subyacente.

Competitividad

La competitividad excesiva de tu perro puede reflejarse en ladridos constantes y nerviosos hacia otros. Consultar con el veterinario este tipo de situaciones, podrá ayudar a identificar si existe una causa hormonal de base o se debe a un problema de conducta.

Agresividad

Cuando la competitividad no se corrige, pueden aparecer rasgos de agresividad en el animal. Puedes detectarlo a través de la pose que adopte durante el paseo -como sacando pecho-, si muerde o gruñe con frecuencia. Estos comportamientos, más allá de resultar incómodos para el propietario, pueden suponer un problema cívico más grave, de modo que es importante atajarlos cuanto antes. Entre sus causas están: traumas, inseguridad, miedo, desequilibrio hormonal…

Advertencia: Si crees que la causa de su agresividad puede ser hormonal, consulta con tu veterinario tus opciones. Hay estudios que muestran que la castración puede llegar a incrementar este tipo de conductas en determinados animales. Valora con el profesional veterinario todas las opciones disponibles actualmente, desde consultar a un especialista en comportamiento hasta la esterilización médica reversible, pues esta última te permitirá conocer los resultados de una posible castración quirúrgica y revertirla en el caso de que no sean los esperados.

Escapadas o fugas

Muchas son las causas que pueden haber detrás de las fugas o escapadas de tu perro. Desde un trauma psicológico, ansiedad o también por una cuestión hormonal… lo importante es detectar cuál de todas ellas es la que afecta a tu mejor amigo para intentar reducir este comportamiento al mínimo. De esta forma, reducirás tus preocupaciones, y evitarás consecuencias graves como accidentes, peleas con otros perros, camadas indeseadas, pérdida o robo del animal, enfermedades…

294fd292da32dd9b75d2ac60bff2e0e0?s=96&d=mm&r=g
Angel
Me considero un apasionado de la informática y todo lo que rodea al mundo de la programación. La lectura es otro de mis mayores placeres, mucho mejor si lo puedo hacer en mitad del campo, junto con mi mascota.

Lo último...