Los guacamayos, una mascota con la que hablar

Si de niño soñabas con ser un pirata, probablamente te gusten los loros y hayas deseado tener uno como mascota para enseñarle palabras relacionadas con tesoros y aventuras en el mar. O tal vez te hayas enamorado de ese guacamayo tan espectacular que has visto en la tienda de mascotas últimamente. Antes de que te lances a la aventura de comprarlo, tienes que saber cuales son los cuidados básicos de este tipo de animales.

Lo primero es comprender que son animales tropicales, por lo que la habitación deberá estar en una temperatura de entre 23 y 25 grados. Si eres de esas personas que se despreocupan de las mascotas, este no es tu compañero ideal. El propio guacamayo te indicará si es una temperatura idónea o no: si respira muy rápido es que tiene calor y si está apático y adormilado es que la temperatura es fría.

La jaula en la que debes introducir a esta mascota no debe ser menor de 70x70x140, teniendo en cuenta que puede llegar a medir casi un metro. Sin embargo, esta animal debe pasar el mayor tiempo posible fuera de la jaula, por lo que debes enseñarlo a entrar y salir. Además, si necesitas tener las ventanas abiertas, podría ser necesario cortar sus alas para que no vuelen y se escapen. Ojo, esto siempre deberá hacerlo un veterinario y bajo ningún concepto lo haremos nosotros en casa.

Por último, lo más divertido: enseñarlo a hablar. El guacamayo aprenderá a hablar por repetición y con constancia. No pretenderás que de pronto pueda recitarte El Quijote. Como tienen muy buen oido, hay quien recomienda enseñarles melodías y premiarlos cuando las canten, así aprenderán que si repiten lo que oyen es bueno para ellos.

Como te decimos con todos los animales, antes de comprar uno habla con una persona experta en el tema y, sobre todo, no lo compres si no vas a ser capaz de cuidarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here