Cómo elegir la correa adecuada para mi perro

Nuestros perros son una parte importante de nuestras familias. Con ellos paseamos, nos trasladamos a lugares o realizamos las tareas cotidianas. Por ello, elegir las correas para perros perfectas no es una tarea tan sencilla como pueda parecer.

Dependiendo del tamaño, la raza, el comportamiento o la edad del canino, los perros son más propensos a querer jugar, tener más o menos fuerza o ser inquietos o tranquilos. Para evitar problemas, es fundamental contar con una correa adaptada a las necesidades del animal y a las facultades o fuerza del dueño o dueña.

Factores que debemos tener en cuenta en una correa

Como decimos, elegir una correa para pasear a nuestro perro es una tarea que precisa cierto estudio. Así, si queremos acertar a la hora de seleccionar la correa más apropiada, debemos tener presentes los siguientes factores:

  • Raza del perro. La raza del perro determinará el tamaño medio de nuestro animal, la fuerza con la que cuente o incluso sus hábitos o rutinas. En algunos casos, una correa de reducido tamaño será suficiente. Sin embargo, en otros necesitaremos una correa larga y resistente.
  • Tamaño del perro. Pese a la raza, puede suceder que un perro, por razones determinadas, no cuente con un tamaño determinado. Esto ocurre, por ejemplo, en las camadas con muchos cachorros, donde los perros más jóvenes tienen un tamaño más reducido que el de sus hermanos.
  • Edad del perro. Como todo en la vida, las correas para los perros deben cambiarse si las condiciones físicas del animal lo hacen. En este sentido, los perros pequeños o los cachorros precisan correas menos resistentes que los perros adultos.
  • Actitud del perro. Algunos perros son más tranquilos, mientras que otros se alborotan en seguida. El comportamiento de nuestro peludo es algo que no debemos perder de vista, especialmente si vivimos en ciudades o zonas frecuentadas por coches.
  • Lugar de residencia. Otro factor que debemos considerar a la hora de comprar una correa es el lugar en el que vivimos y el uso que le vamos a dar. Por ejemplo, si una persona vive en mitad del campo, utilizará la correa con menor asiduidad que una que habita en la ciudad. Lógicamente, el uso influirá en el presupuesto o la calidad de la correa.
  • Preferencias. Por último, los gustos personales o preferencias interfieren a la hora de elegir una correa. Algunas correas son increíblemente bonitas, con materiales como cuero y colores llamativos. Por el contrario, otras son más discretas y menos artificiosas. Todo dependerá de la personalidad del dueño.

Estilos de correas

En el mercado podemos encontrar correas de diversos estilos, longitudes y materiales. Una primera diferenciación es la que afecta a la extensión de la correa, donde podemos distinguir correas extensibles (aquellas que se alargan y enrollan automáticamente) y correas básicas (una cuerda con una extensión determinada).

Asimismo, los materiales de las que están fabricadas son variados. Por ejemplo, existen correas fabricadas con cuero, nylon o incluso metal. En muchas ocasiones, la elección de una u otra depende de la raza del perro en cuestión.

Asimismo, cada material puede estar recubierto con pintura de colores, diseños étnicos o enganches más o menos resistentes. El estado final de la misma dependerá, en última instancia, del material con el que ha sido fabricada.

Ir arriba