Tipos de ladridos (I)

malo

Tener un perro siempre es una alegría pero, como con todo, las alegrías también a veces son malas porque con los perros hay ladridos y, a menudo, pensamos que todos son iguales cuando no es cierto, por lo que a la hora de enseñar a un perro hay que entender sus ladridos.

Los perros suelen tener diferentes tipos de ladridos para identificar si hay un peligro o bien si les pasa algo a ellos, lo que hace que sea una especie de advertencia para nosotros.

Podríamos clasificar los ladridos de la siguiente forma:

Ladridos de tono medio, encadenados y secos. Se hace cuando el perro detecta algún peligro o hay algo que no está en su sitio. Es a modo de advertencia, para que sepas que pasa algo que, aunque no es grave, está poniendo nervioso a tu perro. Por ejemplo, cuando un perro ve que has tenido y alguna ropa se ha caido al suelo.

Ladridos encadenados de tono medio, secos y de intensidad baja. Este es el típico ladrido de «hazme caso». Es el ladrido que hacen cuando estás mirándoles sin decirles nada y ellos te ladran para que les digas algo. O cuando estás comiendo y ellos están al lado de la mesa esperando comida.

Ladrido agudo, seco y de alta intensidad. Lo utilizan para decirnos “hola” y suele ir acompañado de movimientos de la cola (en horizontal).

Ir arriba