Temerosos guardianes: ¿Cómo el miedo puede generar perros guardianes?

En contra de lo que mucha gente pueda opinar, un perro algo miedoso se convierte, gracias a ese punto de inseguridad, en un vigilante ideal como perro de guardián.

Especialmente cuando coincide que este punto de temer se combina con una falta de familiarizado!! a ruidos, gente, otros animales y a distintos entornos. El resultado es un perro muy ladrador, que gruñe como primera tarjeta de visita y que se distancia de toda posibilidad de contacto con extraños.

Lo curioso de este prototipo de vigilante canino, es que su motivación interna principal no es la agresión como intención original para hacer daño, sino justo al contrario, por un aprendizaje interior como consecuencia de posibles malas experiencias pasadas, lo que provoca es que no se lo hagan a él, algo así como vivir a la defensiva en un «mundo de fantasmas«.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here