¿Bolas de pelo? ¡Acaba con ellas!

Las bolas de pelo son un problema que, queramos o no, van a tener todos los gatos. Y aunque lo mejor es evitarlas cepillándolos a diario e intentando que no tengan pelos sueltos, ese afán higiénico de los gatos hará que tarde o temprano tengan alguna.

Hoy vamos a ver qué hacer cuando la bola de pelo ya está ahí y notas que tu gato no puede expulsarla. Una opción puede ser darle un poco de vaselina para que bajen. Como no le gustará el sabor, puedes echársela en una pata y él mismo la chupará. Así se la tragará y ayudará a la bola de pelo a pasar por su sistema digestivo. Lo mejor es que se la des durante 4 días, así te aseguras de que ha tomado una cantidad suficiente.

Una opción más apetitosa para el gato son los lubricantes para bola de pelo. Ya hay marcas especializadas en esto que los fabrican con sabores y olores atractivos para tu mascota. Búscalo en tiendas especializadas o pregunta a tu veterinario para que te aconseje el mejor producto.

Y si no, siempre puedes recurrir a un remedio natural: la mantequilla. A los gatos les encanta y tiene propiedades beneficiosas siempre que no te pases en la dosis. Dale media cucharadita al día durante una semana y verás como las bolas de pelo salen con facilidad, ya que la mantequilla funciona como laxante natural.

Por último, al igual que los humanos… ¡dale fibra! Qué mejor remedio para que la bola de pelo acabe donde tiene que acabar que una buena digestión. Así se arrastrará todo lo que haya en el estómago de tu gato. De nuevo habla con el veterinario para que te recomiende un alimento rico en fibra para tu mascota.

¡Adiós, bolas de pelo, adiós!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here