¡Al agua, patos!

perros

Llega el calor y nuestras mascotas también tienen derecho a disfrutar de un buen baño fresquito. De hecho, tendrías que evitar que pasen mucho tiempo expuestos a altas temperaturas, por lo que un lugar para refrescar a tus mascotas debería ser algo casi obligatorio.

Sin embargo, tienes que tener cuidado con las piscinas, porque es una de los lugares donde más accidentes mortales se producen. Si tienes una piscina y una mascota tienes que vigilarla siempre que se meta en el agua. Lo mejor es cercarla para que no se tire al agua sin que haya nadie cerca o se caiga accidentalmente.

Cuando los dejes bañarse, ten cuidado de que tengan siempre facilidad para salir. Si los dejas meterse en una piscina de las hondas, además de la escalerilla de mano para los humanos deberías tener una zona de rampita o una plataforma habilitada para que tu mascota pueda entrar y salir.

También tienes que tener cuidado de que no traguen mucha agua, porque el cloro, el antialgas y todos los productos que se le echan a la piscina pueden causar problemas gástricos a tu mascota. Para evitar que beban agua de la piscina ten siempre un bebedero con agua fresca y colócalo en un lugar a la sombra para que no tengan un golpe de calor.

Y por último, ten en cuenta que no todas las mascotas saben nadar ni son igual de receptivas con el agua. Así que si quieres que naden, mételos poco a poco en el agua. Por ejemplo, los labradores son animales a los que les encanta el agua, pero no a todos les ocurre lo mismo. Una experiencia traumática por tirarlos bruscamente a la piscina y olvídate de que disfruten del baño.

Ir arriba