Peleas entre perros: ¿por qué suceden y cómo evitarlas?

Las peleas entre perros suelen darse cuando el más pequeño de ellos, o ambos, alcanzan la adolescencia a partir de los ocho meses y hasta los dos años

Si tienes más de una mascota en casa, deberías considerar que las peleas entre perros no solo son posibles, sino que suelen ser mucho más comunes de lo que la gente cree. Por eso no hace falta amargarse si nuestros compañeros se comportan mal o se atacan entre ellos, pues así como hay motivos para estos choques físicos que se producen entre ellos, también hay soluciones que debemos tener en cuenta al respecto.

Peleas entre perros 3
Wikipedia

En efecto, el caso es que las peleas entre perros son relativamente comunes en aquellos hogares en los que hay más de un can, sobre todo cuando existen diferencias de edades y el más pequeño de ellos alcanza los ocho meses de vida. Desde ese momento y hasta los dos años más o menos, se pueden establecer disputas de poder para determinar quien es el macho alfa dentro de la familia, una disputa de poder que es absolutamente normal.

¿Qué hacer si tengo peleas entre perros en casa?

Peleas entre perros 1
Mount Pleasant Granary

En caso de que en tu propio hogar se estén registrando peleas entre perros, lo primero que deberás hacer es separar a ambos canes logrando que se eviten las situaciones, incluso llevando a alguno de ellos a la casa de algún familiar. Esto tiene que ser una medida urgente, pues con cada pelea la desconfianza entre ellos va en aumento, y es posible que los ataques sean cada vez más feroces y a final de cuentas uno salga herido.

Volviendo al principio, podemos decir que este tipo de peleas entre perros se producen especialmente cuando ambos -o más- ejemplares corresponden a la misma raza, ya que las disputas de poder son mucho más frecuentes en esos casos. En efecto, las jerarquías siempre existen cuando tenemos más de un perro en casa, y siempre hay un dominante, aunque no hay siempre el subordinado acepta su condición sin oponerse, y allí aparecen las peleas entre perros.

De todos modos, si tienes dos canes que han estado conviviendo incluso pasada esa edad y jamás ha habido problemas entre ellos, tienes que saber que perfectamente puede producirse un acuerdo a través del habla y el lenguaje corporal que elimine situaciones de pelea. Incluso, nosotros mismos como amos jugamos un papel preponderante al ser los encargados de marcar los espacios de cada uno, y si no hacemos distinciones de trato ni privilegio, será más fácil que se lleven bien.

De la misma forma, no recomendamos tampoco que sea uno el que se ponga a establecer las jerarquías dentro de la casa para las mascotas, pues es muy posible que una decisión de este tipo también culmine en las peleas entre perros que buscamos evitar. En este tipo de situaciones, someterlos a un tratamiento podría ser una buena solución.

Un tratamiento a tiempo, la solución

Peleas entre perros 2
My name is Gigi

Por supuesto, sabemos que la mayoría de los tratamientos de veterinarios no suelen ser nada baratos, sobre todo cuando se prolongan en el tiempo, pero si estás encariñado con ambos canes la mejor solución es someterlos a una estadía, de más no sea algunas horas por semana, junto a un especialista para que ambos comprendan la forma en la que deben manejarse dentro de la sociedad que conforman junto a su familia.

Normalmente, podemos recomendar al respecto, como para terminar con las siempre lamentables peleas entre perros que se producen entre mascotas, que te contactes con un etólogo, es decir un experto en el comportamiento animal. Estas personas suelen tratar muchas veces con animales que tienen inconvenientes para determinar la jerarquía de su entorno, y podrían ayudarte bien llevando los perros hacia su lugar de trabajo, o bien recibiéndole en casa.

Si las peleas se vuelven comunes, a consulta

Como podrás observar, las peleas entre perros son mucho más comunes de los que muchos creen saber, y no solo eso, sino que en ocasiones son necesarias para que los animales tengan la capacidad de decidir sus propias jerarquías. Ahora bien, cuando pasan un límite en el que alguno de ellos sale lastima, y la situación se repite una y otra vez, es necesario que tomemos cartas en el asunto y podamos evitar que mantengan esta tensión.

Para ello, una buena decisión inicial es separarlos para al menor evitar que se siga acumulando odio y desconfianza entre ellos, y en segunda instancia, hacerlos tratar con un etólogo, un especialista en comportamiento animal que bien puede ir a nuestra casa, o también esperarnos en su propio sitio de consulta para atender a nuestras mascotas. De este modo, y sobre todo si tomamos cartas en el asunto al comienzo del problema, hay muchas chances de que reencausemos la relación entre nuestras mascotas para que sea viable la convivencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here