Los sacos anales en los perros

Los sacos anales se encuentran a los lados del ano, justo debajo de la piel, y muy superficiales, son dos pequeñas bolsas.  La falta de evacuación de los sacos anales en las mascotas produce los síntomas de:  continuamente están arrastrando la cola, están sumamente inquietos, se lamen con frecuencia, no quieren caminar, están doloridos, se quedan echados. La infección subsecuente suele ser aún más dolorosa: se produce un absceso en los sacos que se llenan de pus.

Es necesario que lleves el perro a tu veterinario, quién revisará a tu mascota para ver si los sacos están llenos o no, y si hay infección o no. De acuerdo a los hallazgos, decidirá el tratamiento más adecuado. El veterinario vaciará los sacos anales de tu perro en caso afirmativo. Si encuentra una infección pueden que necesarios antinflamatodos y antibióticos. Si no tiene nada al vaciar los sacos, por lo general, se quedan tranquilos, aunque algo molestos y un poco caídos de ánimo, pero se les pasa rápidamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here