Los alimentos prohibidos para perros (II)

hueso

Existen alimentos “prohibidos” para nuestro perro. Por ello, es importante evitar suministrárselos. Entre ellos recordamos: (Parte 1 del artículo)

Leche: muchos animales no toleran la leche que les provoca diarrea. A veces se cree erróneamente que la intolerancia sea debida a la grasa de este alimento y se utiliza leche desnatada. En realidad no importa que la leche tenga o no grasa, considerando que la intolerancia se debe a la presencia en la leche de un azúcar específico, la lactosa, que algunos animales no son capaces de digerir a causa de una encima especial de la que carecen. Los cachorros tienen esta enzima, pero se va perdiendo en la edad adulta. En algunos casos en los cuales los perros han consumido siempre la leche, es posible que su consumo no tenga consecuencia porque su organismo sigue produciendo la enzima. De todos modos puede ser un error introducir este alimento de golpe en la dieta del perro…

Cebolla y ajo: consumidos en grandes cantidades y de forma sistemática, pueden provocar envenenamiento que consiste en anemia, problemas respiratorios y debilidad, hasta provocar alteraciones renales. Este peligro deriva de la idea que estas sustancias sean beneficiosas en contra de parásitos intestinales y pulgas. En realidad esta teoría no tiene ningún fundamento científico y sólo pone en riesgo la salud del animal.

Alcohol: suministrar al perro alcohol no es sólo irresponsable, si no peligroso. El alcohol representa un tóxico que el organismo debe eliminar sobrecargando el hígado. En el perro son suficientes dosis mucho menores que en los humanos para que se noten signos de intoxicación.

Scroll al inicio