-

Las mascotas también son propensas a sufrir cáncer de piel

Con el buen tiempo, nosotros y nuestras mascotas estaremos más expuestos a los rayos del sol. Es importante protegerse de ellos para evitar problemas en nuestra piel. Pero no solo lo debemos hacer nosotros, sino también nuestras mascotas ya que no están exentas de sufrir cáncer de piel.

Según registros anuales, se estima que 450 de cada 100.000 perros sufre algún tipo de cáncer de piel, mientras que 120 de cada 100.000 en el caso de los gatos. Se trata de un problema de salud más habitual de lo esperado, más aún en ciertas razas que tienen más predisposición genética a sufrirlo, como el Bóxer o el Bulldog en el caso de los perros, y la raza Siamés en el de los gatos.

Las mascotas, en su mayoría, están mejor adaptadas que los seres humanos a las radiaciones solares debido a la protección natural que les brinda su manto de pelo. No obstante, en verano es muy habitual cortar o rapar a nuestra mascota, eliminando parte de esta barrera natural. Además, hay zonas como la nariz, los labios o las ingles que no están cubiertas con este manto, siendo más susceptibles a los rayos solares. Tanto si decidimos cortar el pelo de nuestro amigo de cuatro patas como si no, debemos evitar la exposición directa a los rayos de sol en las horas de máxima incidencia, principalmente en animales de capa blanca. Existen cremas solares formuladas específicamente para animales de compañía en caso de que la mascota vaya a exponerse directamente al sol durante un largo periodo de tiempo.

Los tumores cutáneos más frecuentes entre los canes son los mastocitomas. Además, hay otros tipos de tumores que también se manifiestan de forma más habitual, como los lipomas e histiocitomas. En el caso de los felinos, los más comunes son el tumor de células basales y el carcinoma de células escamosas.

Diagnóstico y tratamiento del cáncer de piel

¿Cómo puedo saber si mi mascota tiene un tumor en la piel? Annabel Dalmau, dermatóloga veterinaria acreditada por AVEPA de AniCura Mediterrani Hospital Veterinari, comenta que “la medicina preventiva que llevamos a cabo a nivel clínico es de suma importancia, ya que el diagnóstico precoz es el principal factor que influye en la progresión de la enfermedad”.

Para evitar el crecimiento del tumor que pueda llevar a complicaciones de salud más graves para nuestros amigos peludos, es fundamental hacer revisiones dermatológicas periódicas y acudir a un especialista ante el primer signo. “La mayoría de los tumores se manifiestan como pequeños bultos o nódulos que se palpan al acariciar o manipular al animal, normalmente no dolorosos, pero en ocasiones se pueden presentar como ulceraciones costrosas, en ocasiones de manera generalizada o difusa, incluso con descamación y picor intenso” comenta Dalmau.

Una vez detectado el tumor, lo más recomendable será contar con la valoración de un oncólogo para buscar las opciones de tratamiento más adecuadas. “Siempre que sea posible, la cirugía será el abordaje terapéutico de elección”, afirma Dalmau. Afortunadamente, la gran mayoría de los tumores cutáneos se solucionan de manera favorable extirpando el tumor a través de una intervención quirúrgica. Para incrementar las posibilidades de éxito en estas intervenciones, cobra especial importancia el diagnóstico temprano y la rapidez en la actuación.

294fd292da32dd9b75d2ac60bff2e0e0?s=96&d=mm&r=g
Angel
Me considero un apasionado de la informática y todo lo que rodea al mundo de la programación. La lectura es otro de mis mayores placeres, mucho mejor si lo puedo hacer en mitad del campo, junto con mi mascota.

Lo último...