¿Tu mascota tiene miedo de todo?

Las mascotas, al igual que los seres humanos, también son propensos a sufrir cuadros de depresión, ansiedad e incluso fobias irracionales. Motivos como un ruido fuerte, otras mascotas, personas intimidatorias o simples objetos inanimados con los que hayan sufrido una experiencia traumática pueden causarles un miedo intenso que los haga incapaces de acercarse y, en ocasiones, llevar una vida normal.

Para tratar estos problemas, es conveniente ayudarlos a superar el miedo enfrentándose a él, pero nunca forzando la situación. Lo mejor es pedir consejo al veterinario, quien nos dirá la terapia más adecuada que debemos seguir. Tal vez el tratamiento recomendado sean simples consejos psicológicos o tal vez, si es una fobia demasiado fuerte, añada medicación específica para nuestra mascota.

Es importante detectar las fobias desde muy temprana edad, sobre todo, si es un cachorro. En ocasiones los animales, en su desesperación por alejarse de la fuente de la fobia, llegan a herirse y mostrarse agresivos con el entorno. Una de las soluciones puede ser acostumbrarlos desde pequeños a ruidos fuertes como medida preventiva. De esta forma, asimilarán el ruido como algo natural y, en el caso de que se produzca, comprenderán que no entraña peligro. ¿Cuántos animales domésticos no se esconden cuando escuchan fuegos artificiales o el paso de un camión grande por la calle? Si desde pequeños se acostumbran a estos ruidos, no habrá ningún problema.

Siempre hay que recordar que los animales son muy sensibles al comportamiento, por lo que si los obligamos por la fuerza a hacer frente al elemento que les causa temor, podemos obtener resultados negativos. Una buena manera de contribuir a que desaparezca el trauma es premiar al animal cada vez que avance hacia la superación del trauma. Si hacemos algo que consideramos correcto, podemos darle una golosina para mostrarle que está actuando bien.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here