Brasil 2014 se olvida de su mascota Fuleco y el armadillo

Algunas de las mascotas de la copa del Mundo logran trascender y reúnen una gran atención de la prensa y el público mundialista. Sin embargo, no es el caso de la mascota del mundial Brasil 2014. Un armadillo llamado “Fuleco” que pasó desapercibido.

¿Quién era Fuleco?

El organismo encargado de la organización del Mundial Brasil 2014 eligió a un armadillo para representar a este evento. La decisión se basó en el hecho de que el armadillo se encuentra en peligro de extinción y además de ser mascota del Mundial, la intención era llevar a cabo un plan para salvar a la especie.

brasil-2014

Lamentablemente, Fuleco se extinguió mucho antes que la mascota a la que representa y eso tiene que ver con una cuestión comercial. Pues ciertamente, a la FIFA parece no importarle la condición de extinción de la especie mientras que sus muñequitos no se vendan en el comercio mundialista.

En animal detrás del disfraz

Es la primera vez en la historia de los mundiales que se elige una mascota cuyos fines sean concientizar sobre su condición. En Brasil, se lo conoce como “Tatubola” y el peligro de extinción que corre llevó a que millones de personas voten para elegirlo como mascota del mundial y así lograr una mayor conciencia de la posibilidad de su desaparición.

En este contexto, es preciso mencionar que la razón por la cual el armadillo se encuentra en peligro de extinción tiene que ver con que este es cazado para la venta ilegal mientras que su hábitat, el bosque seco de Caatinga poco a poco está desapareciendo. Por eso, llevar el armadillo como mascota del Mundial Brasil 2014 sería una excelente manera de comunicarle a la sociedad la importancia del medio ambiente. Situación que a la FIFA, con sus fines netamente comerciales, no pareció importarle demasiado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here