Alimentación natural para perros

Nuestras mascotas son parte imprescindible de la familia y, como tal, se merecen todos los cuidados posibles por nuestra parte. Una de las cuestiones más importantes a las que hay que prestar especial atención es la alimentación. Centrándonos en los caninos, existen diversas opciones dependiendo de los gustos y preferencias de cada dueño y mascota. Una de ellas es la llamada comida natural para perros. Esta es considerada como una variable más sana y saludable al contener una menor cantidad de aditivos, lo que ayuda a una mejor digestión del animal.

Esta alimentación natural se ha consolidado entre los dueños de mascotas como una de las mejores soluciones a la hora de controlar y mantener el peso adecuado de estas. Una opción muy recomendable si nuestra mascota no tolera las comidas y piensos que se encuentran habitualmente en supermercados o grandes superficies. Además, es realmente útil para todo tipo de perros, por lo que no es de extrañar que hayan aparecido numerosas tiendas orientadas a esta nueva alimentación. Una de estas tiendas es Altudog, la cual dispone de tres tipos de productos dependiendo de la edad y la raza del animal. Al contrario de lo que se pueda pensar, este tipo de alimentación es bastante asequible para todos los bolsillos.

Consejos previos antes de decantarse por la comida natural

Lo primordial antes de proceder al cambio de alimentación de nuestro perro es ser conscientes de las necesidades alimenticias que este tiene actualmente. Para conocer los requisitos calóricos y nutricionales se debe observar tanto el abdomen como las costillas. El primero debe ser más estrecho que el tórax y las segundas se deben notar tocándolas pero no a simple vista. Asimismo, es necesario pesar al animal para poder establecer, de esa forma, la dieta idónea para el perro. Lo ideal es realizar estos procedimientos una vez al mes para estar seguros de que el cambio de alimentación está surtiendo efecto.

Del mismo modo, hay que tener especial cuidado con los cambios de peso rápidos, ya que pueden tener como trasfondo una patología o una mala dieta que puede estar causándoles diversos problemas. Para evitar estos posibles inconvenientes, se debe hacer un seguimiento exhaustivo del animal. Si nuestra intención es que el perro baje de peso, lo ideal es que este adelgace poco a poco, siguiendo el mismo proceso si lo que queremos es el perro aumente de peso. Si hay un alimento natural para perros que debe estar presente en la mayor parte de las comidas, esa es la carne. Gracias a ella, serán capaces de extraer las proteínas y grasas necesarias para el día a día.

Distintos tipos de alimentación natural

A diferencia de cuando se cambia de un pienso a otro, al variar a una dieta más natural no será necesario hacerlo poco a poco, sino que podrá hacerse de manera repentina siempre y cuando nuestra mascota goce de buena salud y no presente problemas de estómago alguno. De hecho, uno de los aspectos que más preocupa a los dueños al optar por una alimentación natural es el sobrealimentar o no proporcionar la cantidad de alimento necesario para el animal. Para ello, es importante lo anteriormente mencionado: pesar y calcular las calorías idóneas. No obstante, antes de decantarnos por la comida natural debemos tener en cuenta que hay dos tipos.

1. Dieta BARF o ACBA. Denominada como Alimentación Cruda Biológicamente Adecuada, esta dieta consiste en alimentar a nuestro perro con carne cruda y alimentos naturales, predominando la primera en casi un 60-80%. Básicamente, es como si cocináramos para nosotros, pero adaptando los ingredientes y la forma de cocinar a las necesidades del perro. Sin embargo, hay que ser consciente de que, dependiendo de las condiciones de salud y la edad, a cada perro le hará falta unos nutrientes específicos.

Lo ideal es complementar estos productos con otros tipos de alimentos que proporcionen los nutrientes y proteínas restantes que el cuerpo de nuestro perro requiere. Es por ello, que la dieta del perro debe contener una pequeña cantidad de frutas y verduras adecuadas para su organismo que no sean dañinas. Asimismo, es importante tener en cuenta aquellos alimentos que no sean del todo adecuados para ellos y sustituirlos por otros que sí les aporten beneficios. Un ejemplo es el trigo, el cual debe cambiarse por arroz, ya que los canes no son capaces de digerir el almidón que se encuentra en los cereales.

2. Comida deshidratada. La segunda alternativa consiste en elegir comida deshidratada para perros, la cual está fabricada en los mismos lugares donde se elaboran los productos destinados al consumo humano, por lo que cuenta con todos los nutrientes necesarios para su organismo. Es una opción realmente útil si no queremos alimentar a nuestra mascota con pienso y permite combinarse con la comida casera, siempre y cuando se esté atento a las proporciones. Una de las ventajas de este alimento deshidratado es que ocupa un menor espacio que el pienso y es posible llevarlo con nosotros si así fuese necesario. Es importante recordar que al venir la comida en este estado, es indispensable hidratarla y dejarla reposar durante 5 y 10 minutos para que recupere su olor y sabor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here