Adopción de gatos: Cómo poner a prueba su comportamiento

Escoge un gatito activo y juguetón que soporte las caricias y las manipulaciones. Agáchate y observa qué gatitos son amistosos y curiosos, cuáles acuden a frotarse contra ti. Levántalos uno tras otro entre las manos para ver si están a gusto. Un gatito normal intentará jugar o se instalará en los brazos y ronroneará. Al depositarlo en el suelo el gatito debe tratar de seguirte. Prueba jugar de nuevo. Un gato enfermo no se mostrará ni curioso, ni enérgico; además, no acudirá a su lado.

Si el gatito es tímido tratará de esconderse bajo un mueble: intentará evitar a los seres humanos y podría mostrarse agresivo en un nuevo ambiente. Después agarre firmemente a cada gatito por la piel del cuello y suspéndelo a 50 cm del suelo. Si el gatito es agresivo, se debatirá en lugar de quedarse quieto, se retorcerá y tratará de arañarle para liberarse.

La edad del gatito tiene una gran importancia. No hay que separarlos demasiado pronto de su familia: los juegos del escondite, las peleas entre hermanos y hermanas y los castigos impuestos por la madre son necesarios para un buen equilibrio. A menudo, los gatitos más difíciles son los criados con biberón por los seres humanos, a menos que ya haya un gato en la familia, el cual se encargará de completar su educación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here