-

5 claves en el idioma de los gatos

La comunicación no verbal tiene más importancia de la que podríamos pensar a la hora de relacionarnos con nuestro entorno que nos rodea. En el caso de los animales de compañía, esto es aún más importante si cabe, ya que es nuestra única forma de comunicación con ellos. En este sentido, siempre se ha dicho que en los gatos, las emociones resulta más complicado de identificar. Ahora bien, ¿qué hay de cierto en todo esto?

Dependiendo de la raza de gato, la comunicación podrá ser diferente. Por ejemplo, los siameses son considerados los más charlatanes, mientras que las razas de pelo largo suelen ser los más silenciosos. Pero dejando de lado estas pequeñas diferencias, la forma de comunicación suele ser muy similar.

¿Cómo habla un gato?

Para mantener una buena relación con nuestras mascotas, debemos saber reconocer e interpretar qué sienten para poder así garantizar la atención que merecen. En este sentido, Sergio Martínez desvela algunas pistas acerca del significado de las posturas más comunes y las características principales de los estados de ánimo de nuestros mejores amigos.

Necesidad de interacción y caricias

Podemos identificarla cuando nuestro gato se sienta en nuestro regazo y ronronean mientras estamos sentados o nos muestra el lomo arqueado sin erizar el pelo. En otras ocasiones, el gato buscará interactuar contigo buscando tu mano para frotarse con ella.

Miedo

Si el felino tiene miedo, lo más probable es que tiendan a esconderse. Podremos notarlo en la dilatación de sus pupilas, ya que les ayuda a estar alerta. También lo podremos identificar en la posición de sus orejas hacia los lados o hacia atrás, además de esconder la cola o agitarla.

Hambre

El maullido es la forma más común en la que nuestro gato nos va a expresar su necesidad de ingerir alimento. Un gato hambriento no dudará en maullar de manera insistente y perseguirte por la casa. No obstante, debemos tener precaución con este tipo de demandas si no queremos que se convierta en un hábito.

Enfado o defensa

Es la más fácil de identificar, ya que cambia el aspecto de nuestro gato. El signo habitual por excelencia es el pelo erizado, con el lomo y la cola hinchados y marcha lateral respecto a donde está la amenaza. El bufido y el gruñido son también muy frecuentes en este caso. En este caso, el ataque puede ser inminente, por lo que se debe tener precaución.

Estrés

Aunque, generalmente, el ronroneo es señal de relajación, no siempre es así. También se cree que en algunos contextos puede ser señal de miedo o estrés. Si se trata de un cachorro, puede ser que emplee este sonido para llamar a su mamá y que lo localice.

Esperamos que lo visto en nuestra publicación de hoy os sirva para una mejor comunicación con vuestra mascota.

294fd292da32dd9b75d2ac60bff2e0e0?s=96&d=mm&r=g
Angel
Me considero un apasionado de la informática y todo lo que rodea al mundo de la programación. La lectura es otro de mis mayores placeres, mucho mejor si lo puedo hacer en mitad del campo, junto con mi mascota.

Lo último...

El gato, animal carnívoro por excelencia

El gato es un animal carnívoro pero según un estudio reciente, se ha comprobado que suele tomar más del doble de hidratos de carbono...

5 de cada 100 gatos podrían sufrir asma

El asma es una enfermedad que suele ser muy habitual en los gatos. Se estima que entre el 1 y el 5 por ciento...

Comida deshidratada una nueva forma de alimentar a tu perro

Cada vez más personas se suman a la iniciativa de alimentar a su perro de forma natural y sana, proporcionándoles alimentos de verdad. Gracias...

Perros de terapia de Fundación Affinity para mejorar las relaciones paternofiliales

Desde la Fundación Affinity, y a través de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia, ha impulsado un programa de...

5 claves para detectar un servicio veterinario de alta calidad

En España existen más de 6.200 centros de atención a mascotas. Al igual que las personas, nuestros amigos merecen siempre la mejor atención para...