¿Quieres unos pájaros alegres? Diamantes mandarines

Los diamantes mandarín son unas aves muy populares en los últimos tiempos como animales de compañía. Aunque no son tan sociables con la especie humana como los agapornis, lo cierto es que son muy queridos y su característico piar y el colorido de su pico son unos atractivos muy grandes para los amantes de las aves. Si quieres tenerlos como mascota, te contamos algunos detalles básicos.

Son aves gregarias, por lo que para estar cómodos y ser felices no pueden estar solos en la jaula. Si están, al menos en pareja, podremos verlos en todo su comportamiento, incluso cantando o comunicándose entre ellos con carantoñas y muestras de cariño.

Aunque son fáciles de cuidar, tienes que protegerlos de los peligros potenciales que pueda haber a su alrededor, como una mala alimentación, ventanas abiertas o posibles depredadores, como gatos u otros animales domésticos que puedan sentirse atraidos por el movimiento de estos pájaros y atacarlos.

Lo ideal es que en su jaula tengan un pequeño baño lleno de agua. A los mandarines les encanta chapotear y bañarse todos los días. Pero ten en cuenta que también beberán de ahí, por lo que tendrás que limpiarla todos los días para evitar que enfermen: en el baño pueden quedar restos de plumitas u otras mijitas que no deben comer tus mascotas.

Otro pequeño detalle que no todos conocen es que a los diamantes les encanta volar en libertad. Para ello puedes abrir su jaula algunos minutos al día y dejarlos que exploren el ambiente. Eso sí, la primera vez que los dejes, no vayas a dejarlos al aire libre porque puede que no vuelvas a verlos. Hazlo en una habitación cerrada para evitar que se escapen. Si los acostumbras a estos momentos de libertad y les dejas comida en la jaula, pueden acostumbrarse, poco a poco, a volver solos. Entonces, tal vez puedas dejarlos en libertad en un espacio abierto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here