¿Deben ser los monos considerados como mascotas?

El Reino Unido ha impulsado a lo largo del tiempo, algunas de las leyes que luego sirvieron de muestra para muchísimas otras naciones del mundo. En el caso de las mascotas, ahora mismo podríamos ser testigos de una situación similar, en tanto y en cuanto los diputados locales se encuentran discutiendo -acaloradamente- si los monos deberían ser considerados, y tratados legalmente como mascotas.

Polémica en torno a los primates en el Reino Unido

Lo que sucede es que más allá de los pedidos de los entes relacionados con el cuidado de los animales, por el momento los diputados han rechazado las peticiones de una prohibición inmediata del uso de distintos primates, sobre todo monos, como animales de compañía. Más allá de esta circunstancia específica, las discusiones se han disparado a lo largo de todo el mundo, y eso de por sí es un avance más que interesante.

Monos mascotas

Aunque sí es cierto que en el Reino Unido existe una serie de normativas relacionadas con el uso y tratamiento que se le debe dar a los primates desde el año 2010, la misma hasta ahora no ha dado muchos resultados, y en el país se siguen traficando monos y animales semejantes por todo el territorio nacional sin que las autoridades hagan mucho para superar esta problemática.

Lo que se supone en estas leyes, es que los propietarios de los primates deben ser obligados a registrar los animales, ya que de lo contrario estarían propensos a ser sancionados. Sin embargo, no existen demasiadas certezas acerca del número de animales que son afectados por este tipo de situaciones, mientras que los organismos internacionales consideran que son entre 2000 y 7000 ejemplares los ilegalmente traficados como mascotas, sólo en el Reino Unido.

La prohibición, ¿solución o problema?

Al respecto, las autoridades británicas han señalado que más allá de las creencias generales, a su entender en caso de llegar a prohibir la utilización de animales como monos a modo de mascotas, propiciarían aún más su comercio ilegal. La antigua discusión entre legalizar las problemáticas, o prohibirlas y perseguirlas. Lamentablemente, en este caso los únicos que sufren son los animales, concretamente los monos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here