Mascotas: Cómplices de nuestra salud (II)

Es fácil destacar la valía de muchos animales que son considerados útiles por los seres humanos al realizar labores de guía, de arrastre, de vigilancia, de rescate, de detección de estupefacientes y explosivos, entre otras. Pero si uno de los valores mas importantes es la salud, resulta paradójico que no siempre se ponga de relieve que nuestras mascotas son una fuente de salud. (1er parte)

Un beneficio para cada edad

Los adolescentes sufren, durante años, desajustes en sus relaciones y en su identidad. De hecho la palabra adolescente viene de un término latino que significa carecer. Las mascotas suelen ser sus confidentes y en muchos casos los únicos miembros de la familia que parecen entenderles. Cuando las personas jóvenes no encuentran, en sus institutos o sus trabajos, compañeros con los que sentirse a gusto, sus mascotas pueden propiciar encuentros espontáneos muy beneficiosos. Además, éstas les ayudan a consolidar cualidades como la responsabilidad y la empatia, tan difíciles de trasmitir entre los menores de veinte años.

Ya en la juventud no es extraño que surjan parejas entre las personas que coinciden regularmente sacando a pasear a sus respectivos perros. De hecho, en muchos manuales de seducción se sugiere la tenencia de una mascota para aumentar el atractivo por un lado, y para averiguar la calidad personal de la posible pareja, por otro.

Mascotas para los niños

Los niños se benefician de la presencia en su casa de una mascota y aunque ésta no debe ser responsabilidad de los más pequeños, sí, que su cuidado puede promover tal valor en ellos. Es común la adopción de un hámster, un pez o una tortuga. El ritual de limpieza del habitat y alimentación e higiene del animalito puede convertirse en un momento ideal para la transmisión de valores, la educación general y el encuentro afectivo de padres e hijos.

En muchas escuelas usan a los animales como un recurso didáctico de gran magnitud. Es habitual encontrar un mamífero de escaso tamaño en régimen de multipropiedad. Éste en su jaula, va rotando durante el curso por las distintas casas de los alumnos. Es interesante valorar, con un profesional, qué ejemplar es el más adecuado para estos programas: el que menos se ve afectado por tantos cambios.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here