La alergia en las mascotas

Una  pérdida de pelo fuera de lo normal o rascarse y morderse repetidamente pueden ser síntomas de que el animal sufre un proceso alérgico. EI organismo de perros y gatos, como el de los humanos, puede reaccionar  de manera desproporcionada frente una sustancia determinada. Son los llamados alérgenos y pueden ser desde la picadura de una pulga, al contacto con una determinada prenda de lana, la ingestión de determinados productos alimenticios…

Diferentes tipos de reacciones: Dependiendo de la sustancia que afecte al animal, presentará diversos síntomas. Los más habituales son éstos:

–La saliva que la pulga inyecta bajo la piel durante su picadura puede provocar, en algunos animales, una inflamación cutánea, si como la pérdida de pelo alrededor de la zona afectada. También puede llegar a genrar costras y descamación.

–Otras reacciones se pueden producir por inhalación de polen, polvo, moho…, algo que suele ser más frecuente en animales de entre uno y tres años de vida.

–En otros casos, el alérgeno puede ser una proteína o un ácido graso presente en la alimentación del animal, ya sea ésta casera o un preparado comercial. Entonces, además de los síntomas dermatológicos (picores, eccemas…), pueden darse también vómitos, diarrea, estornudos o tos. A pesar de que tu mascota lleve años tomando el mismo tipo de comida (la marca, los ingredientes…), el trastorno puede presentarse sorpresivamente. En estos casos, el veterinario te recomendará que le cambies la dieta para ver si mejora.

–También puede tener una reacción por contacto, es decir, por el roce de un producto especialmente irritante para ellos, como, por ejemplo, el material de plástico de su comedero, determinadas pinturas, elementos metálicos…

–Por último, cabe destacar que los animales también pueden ser alérgicos a determinadas costumbres de sus dueños, como a su perfume o al humo de los cigarrillos.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here