Mira al pajarito…

Si tienes mascota, seguro que tienes un gran álbum de fotos con algunos de sus mejores momentos. Sobre todo si es un cachorro. Porque, no sé muy bien por qué, los animales tienen un algo que hace que queramos echarles fotos a cada momento. Pero no son unos buenos modelos, porque no paran quietos un momento. Así que tienes que aprender a captar el momento para poder tener un buen recuerdo.

Al principio cuesta un poco coger el truco, pero si sigues estos consejos, podrás sacar muy buenas fotos de tu mascota sin ningún problema. Todo es cuestión de tener un dedo rápido para pulsar el disparador.

Si lo que quieres es hacer un primer plano, tienes que tener paciencia. Muchas mascotas, cuando te ven con la cámara en la mano, huyen o, por el contrario, te dejan la huella del morro en el objetivo porque se acercan con demasiada curiosidad. Así que tendrás que engañarlos captando su atención para que se queden quietos. Prueba enseñándoles un juguete o una golosina y hazles la foto mientras esperan a que se lo des. Pero no tardes mucho o se pondrán nerviosos.

Las mejores fotos, sin embargo, son las espontáneas. Esas en las que tu mascota está haciendo lo que hace todos los días. Ya sea comerse un papel, arañar un mueble, dormir todo el día o jugar con su pelota. Porque reflejan, verdaderamente su personalidad. Para captar estos momentos lo mejor es que te quedes a una distancia prudente, que no se sientan obligados a jugar contigo, y cuando estén concentrados en sus cosas, les hagas la foto.

Y por último, encuadra bien. Para ello tendrás que agacharte o acercarte mucho, dependiendo de la mascota. Con hamster, canarios, conejos y animales pequeños lo tendrás fácil. Pero con perros y gatos la cosa cambia: ¡tu cámara podría recibir un cariñoso  beso!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here