-

Cuánto dura un embarazo en las gatas

gata

Si tienes una gata y sospechas que puede haberse quedado preñada, una de las primeras preocupaciones es la de saber cuánto tiempo vas a tener que esperar para tener gatitos (de hecho muchos lo apuntan en el calendario para estar más pendientes esos días).

El embarazo de una gata suele durar, por término medio, entre 57 y 63 días, no más ya que a partir del día 60 desde que se aparea es cuando suele dar a luz (si se retrasa hay que contactar con un veterinario).

Uno de los síntomas que te hará saber que tu gata va a parir es que, 24 horas antes del alumbramiento, tu gata estará muy nerviosa, no dejará de caminar y de maullar a la vez que buscará un sitio para el parto (que a veces puede no ser el que tú le has preparado). Ahí es cuando sabras que tu gata está de parto y cuando menos debes dejarla sola.

Ahora bien, el que estés vigilándola no quiere decir que tengas que hacer nada, tú solo observa y ayuda en caso necesario.

Lo último...

Conoce las razas de perro más buscadas por los españoles

Los perros son los grandes amigos de las personas y muchos de ellos ocupan un lugar muy importante en sus vidas. Se estima que...

La salud dental de nuestro cachorro clave para evitar problemas orales

Cuando una mascota llega a nuestro hogar, lo primero en lo que nos preocupamos es en su comida, su cama o sus juguetes, así...

PetServi es la tienda de mascotas con el mejor catálogo en internet

Cuando se cuida una mascota es necesario adquirir ciertos productos esenciales, siempre procurando que sean de la más alta calidad. El catálogo de la...

El 81% de dueños cree que sus mascotas se parecen mucho o bastante a ellos

Según un estudio realizado por Veterinary HPM, más del 80% de las personas que tienen alguna mascota en su hogar, piensan que ésta se...

Cómo cuidar a las tortugas de tierra en invierno

Si tu mascota es una tortuga, debes informarte para procurarle los mejores cuidados y que viva muy feliz. En este sentido, las tortugas de...
Artículo anteriorLa maleta de un perro
Artículo siguienteLa luz del acuario