Consejos para acostumbrar a un perro a su transportín

Si tienes un perro y eres de los que viaja a menudo con él seguro que no tienes problemas para que el perro esté tranquilo en su transportín. De hecho, si se acostumbran desde pequeños para ellos se convierte en una segunda casa.

Sin embargo, si eres de los que viaja por primera vez con perro es posible que, a la hora de meterlo en su transportín, veas que está muy nervioso, que no para quieto e incluso se hace daño. Esto es debido a que, para él, es como una celda y se le corta la libertad que tiene con lo que le coge miedo y puede llegar a atacar.

Por eso, hay que acostumbrarlo poco a poco para que no vea el transportín como algo malo sino como algo bueno.

Y para ello lo mejor es lo siguiente:

  • Déjale el transportín en un lugar accesible para él.  Necesita olerlo, familiarizarse con él y saber que no es algo malo. A veces podemos hacer incluso que duerma en él, sin cerrarle la puerta, claro, para que entienda que no es una forma de limitar su libertad.
  • Una vez acostumbrado a ver y entrar y salir en el transportín llega la hora de cerrarle unos minutos cortos (que se irán haciendo mayores conforme vayamos viendo la reacción del perro). Para que se entretenga puedes colocarle sus juguetes preferidos o su comida preferida para que entienda que ahí está igual que si estuviera fuera.
  • Los días previos al viaje conviene sacar al perro en su transportín y darle un paseo, bien andando o en coche, para que se de cuenta de que con el transportín se puede mover y que va a ver cosas desde otro punto de vista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here