Cómo adiestrar a tu ardilla coreana

Si te gustan los roedores, probablemente te hayas enamorado perdidamente de las ardillas coreanas o listadas. Últimante, este tipo de mascotas es muy común, ya que son muy bonitas y sus cuidados son relativamente sencillos: una vez que la ardilla tiene sus necesidades básicas cubiertas, es muy fácil seguir cuidándolas.

Sin embargo, lo más seguro es que quieras jugar con ellas e incluso quieras dejarlas sueltas por casa. Para llegar a este extremo primero tendrás que adiestrarla para que se acostumbre al entorno y, poco a poco, a ti. Para ello hemos de tener mucha paciencia y saber que si una ardilla es curiosa, será más fácil adiestrarla. La edad de tu mascota es otra cosa que deberás tener en cuenta: cuanto más adulta sea, más difícil será cambiar sus hábitos.

Para conseguir tu objetivo deberás lograr que se adecúe a su entorno, por lo que es conveniente dejarla durante unos días en su jaula, para que explore el lugar a sus anchas. Una vez que se haya adaptado a su jaula, debemos hacernos notar poco a poco, premiándola cuando se acerque a los barrotes con alguna golosina para ardillas. Cuando lo hayamos logrado, le daremos de comer en la mano, dentro de la jaula. Si conseguimos que venga sin temor, podremos intentar que la ardilla salga de la jaula poniendo un poco de comida en la mano y dejándola que explore la habitación, siempre con puertas y ventanas cerradas, ¡no querrás que tu mascota se escape!

Al final, puede que logres que tu mascota se adapte a estar suelta por casa e incluso que corretee por las habitaciones cuando haya gente, ya que se habrá acostumbrado a la presencia humana y será muy sociable. Sin embargo, es importante saber que no todas las ardillas lo logran, por lo que todo es cuestión de tiempo y paciencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here