Recomendaciones para evitar un envenenamiento en tu mascota

Para cualquier mascota, la ingesta de productos tóxicos puede suponer un riesgo para su salud. Se trata de un riesgo que está presente en su día a día, tanto en casa como en la calle, por lo que es importante tomar las medidas que sean necesarias para evitar su ingesta. En el caso de que nuestra mascota haya tomado alguna de estas sustancias nocivas, el nivel de amenaza dependerá de la dosis y del tipo de producto consumido.

La clave para poner a salvo nuestra mascota en caso de que haya consumido algún tipo de sustancias, es saber actuar en cada momento. Para ello, desde AniCura han querido compartir una serie de consejos que pueden ser muy interesantes.

Es fundamental saber identificar los síntomas para actuar a tiempo y acudir al veterinario. Los síntomas más comunes son los vómitos y diarrea, salivación excesiva, dificultad para respirar, letargo y debilidad, falta de energía y apatía, cambios en la frecuencia cardiaca, ya que el corazón puede latir más rápido o más lento de lo habitual; y convulsiones.

Los cuidadores deben prestar especial atención a los agentes tóxicos que se pueden encontrar en casa con el fin de prevenir este tipo de situaciones. Por ejemplo, hay que evitar compartir con las mascotas alimentos como chocolate, uvas, cebolla, ajo o aguacate, puesto que, incluso las cantidades más pequeñas pueden provocar malestar estomacal con vómitos, diarrea o un fallo renal. Además, las plantas en cualquier vivienda como el lirio, la azalea, el tulipán o el narciso pueden afectar al sistema digestivo del animal, por lo que es ideal colocarlas en lugares de difícil alcance.

En casa también tenemos productos de limpieza y químicos como lejía y amoníaco que debemos mantener fuera del alcance de nuestras mascotas, preferiblemente en armarios o estantes altos y cerrados con seguridad, al igual que el veneno y los cebos para roedores, que pueden llegar a ser mortales, como los insecticidas y pesticidas para el control de plagas”, destaca Javier Ruiz Estrada, Practice Manager de AniCura Buenavista Hospital Veterinario. “Además, debemos prestar especial cuidado cuando nuestras mascotas están enfermas y evitar suministrar medicamentos humanos como analgésicos, antiinflamatorios, ansiolíticos y medicamentos para la tensión, que son muy peligrosos, del mismo modo, evitar dejarlos al alcance porque pueden masticar los envases”.

De igual forma, es necesario extremar los cuidados en la calle. Es muy importante vigilar especialmente a los perros para evitar que laman, coman o huelan objetos desconocidos. También hay que procurar no dar paseos en áreas donde se utilizan productos químicos para el control de plagas o donde haya plantas desconocidas. “Es importante mantener a las mascotas alejadas de basureros, donde podrían encontrar sustancias peligrosas. También se debe tener precaución al dejar alimentos fuera del alcance, ya que pueden atraerlos y ponerlos en riesgo de ingerir algo tóxico. Siempre es recomendable consultar con el veterinario cualquier duda o preocupación sobre la seguridad y la salud de nuestras mascotas”, comenta Javier Ruiz.

¿Qué debo hacer con mi mascota en caso de envenenamiento?

El veterinario, Javier Ruiz, recomienda que cuando el cuidador identifique los síntomas de envenenamiento, debe seguir los siguientes pasos, ya que cada minuto cuenta.

  1. Llamar inmediatamente al veterinario para recibir orientación profesional. 
  2. Si es posible, identificar la sustancia o el producto ingerido para informar adecuadamente. 
  3. No intentar inducir el vómito o administrar ningún remedio casero sin la aprobación del veterinario, ya que podría empeorar la situación dependiendo del tóxico. 
  4. Acudir al veterinario lo antes posible, y llevar a la mascota preferiblemente en un transportín para evitar lesiones durante el trayecto. 
  5. Si el veterinario lo indica, llevar el envase o la etiqueta del producto ingerido para facilitar el diagnóstico y tratamiento. 

Una vez recibimos el caso de un paciente, realizamos una exploración general de la mascota y analíticas de sangre. Si fuese necesario, hacemos un estudio radiográfico y ecográfico con el fin de evaluar si requieren hospitalización para mantenerlos en observación y así, prevenir posibles problemas que pueda tener”, concluye Javier Ruiz.

Scroll al inicio