Un perro se reúne con su dueña a 50 kilómetros de casa

Una vez más hemos tenido noticia de una historia que podríamos catalogar como un bonito cuento de Navidad, a pesar de tener lugar en septiembre. Un perro ha logrado recorrer 50 kilómetros para estar junto a su dueña, ingresada en un hospital de una ciudad cercana.

La historia comenzó en 2007, cuando Kristen, nieta de la protagonista de la historia, recogió a un perro abandonado y maltratado de la carretera. Su abuela Oleta no pudo resistirse cuando vio al animal y le pidió que lo dejaran con ella. Desde entonces, Oleta y Casey, nombre con el que bautizaron al perro, han sido inseparables.

Sin embarto, este año Oleta tuvo que ser ingresada a un centro de enfermería a causa de un derrame cerebral, por lo que el perro fue a vivir con la familia de su dueña en una granja. Un día, la familia decidió pasar unos días en la ciudad, acompañando a la abuela Oleta en el hospital y dejaron al perro al cuidado de unos amigos. Días después de marcharse, la familia recibió una llamada diciendo que Casey se había escapado.

La sorpresa vino casi dos meses después, cuando uno de los enfermeros del hogar de ancianos donde vivía Oleta vio a un perro sucio y delgado deambular por el centro. Cuando uno de los familiares vio al perro lo reconoció: ¡era Casey!

Sin que nadie le hubiese indicado donde estaba su dueña, el perro fue capaz de encontrarla. Sin duda una historia con final feliz que demuestra el amor de los animales hacia sus dueños.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here